Vida

Una luchadora contra el cáncer y dos milagros que contar

Ella asegura que fue el amor de Dios quien sanó sus dos casos de  cáncer. El primero, detectado en el riñón derecho, cuando estaba embarazada, y el segundo, en su pecho derecho, cuando recién había dado a luz. Su nombre es Ana Verónica Estrada, sobreviviente de cáncer de mama y cáncer de riñón y voluntaria de la Fundación Edificando Vidas.

Por: Graciela Guardado

Una luchadora contra el cáncer y dos milagros que contarJonathan Aguilar

A sus 37 años de edad, Verónica Estrada, fue diagnosticada con cáncer mama, justo cuando había ganado la batalla contra el cáncer de riñón, el cual fue detectado cuanto tenía  22 semanas de embarazo, de un bebé que en la actualidad es su mayor motivación en la vida.

Lee también: Cáncer de mama en adolescentes: implicaciones emocionales

"Después de perder mi riñón derecho debido al cáncer, cuando me encontraba embarazada y posteriormente, haber tenido a mi bebé, me detectaron cáncer de mama. Lo extraño era que ni en la mamografía ni en la ultrasonografía  se me reflejaba el bulto que yo me sentía en mi pecho. Fue a través de una biopsia que me confirmaron que tenía un cáncer etapa III y era 'Her2 positivo' que es uno de los cánceres de rápida propagación y bastante agresivo que existe", expresó Ana Verónica.

Una luchadora contra el cáncer y dos milagros que contar


El proceso de las quimioterapias marcó decisiones determinantes en su salud, sobre todo, cuando tuvo que elegir si continuar con este tratamiento o darse por vencida. "El doctor me explicó el plan de tratamiento, el cual era muy agresivo porque yo tenía un tumor que había crecido 11 centímetros y tenía altas posibilidades que me hubiese llegado a mis ganglios linfáticos, pudiendo tener una metástasis en el cuerpo. Así que de inmediato me sometí a la primera quimioterapia de una semana. Yo ya no quería seguir pero al llegar a mi casa vi el rostro de mi pequeño hijo y eso me impulsó a realizarme la segunda", confesó Verónica.

 Me quitaron todo el seno derecho, porque me hicieron la mastectomía. Este es un proceso duro, pero aprendí a vivir con un pecho nada más. Posteriormente vinieron tres quimioterapias más. En la actualidad, por mis antecedentes de salud, los doctores procedieron a quitarme mi útero y ovarios como medida de prevención", dijo Verónica.


Ana Verónica también es voluntaria de la Fundación Edificando Vidas, institución que nace bajo la dirección de una mujer sobreviviente de cáncer de ovario. "La Fundación Edificando Vidas nace a raíz de mi experiencia personal con la enfermedad. Hace 12 años recibo un diagnóstico terminal de cáncer de ovarios. Yo soy ingeniero de profesión pero en ese momento recibo un llamado de Dios a través de los pacientes con cáncer y obedecí al señor, y lo demás es historia", confesó Marcella Carrillo, sobreviviente de cáncer  y directora ejecutiva la Fundación Edificando Vida.

En esta nota:
  • Cáncer de mama
  • Sobreviviente
  • Verónica Estrada
  • Fundación Edificando Vidas

Comentarios