Vida

Controle los efectos psicológicos  del tratamiento contra el cáncer de mama

Conocer  cómo sobrellevar los efectos psicológicos del tratamiento contra el cáncer de mama es importante para poder enfrentar este proceso oncológico con positivismo, afirman especialistas en el tema.  
 

Por: Graciela Guardado

Controle los efectos psicológicos  del tratamiento

Controle los efectos psicológicos  del tratamiento

Enfrentarse al diagnóstico y tratamiento de un cáncer de mama supone un cambio importante en la vida y la forma en que afecta a cada persona es diferente. Pueden existir emociones y sentimientos como el miedo, rabia, tristeza y una impresión profunda de incomprensión que se centra en la expresión ¿por qué a mí?, explica el doctor en medicina, Jesús Martínez Jurado, especialista en psiquiatría y salud mental, quien también agrega que “las personas pueden sentirse desesperanzadas ante la situación y tener la sensación de incertidumbre y culpabilidad, a pesar que es conocido que la enfermedad depende de múltiples factores”.

Lee también: El cáncer cobra factura emocional también a familiares
 
Ante esta situación el doctor Jesús Martínez  brinda los siguientes consejos que explican cómo una personas que se encuentra en tratamiento contra el cáncer de mama puede sobrellevar los efectos secundarios:


  “Aceptar lo que se siente y expresarlo puede ayudar. La enfermedad y el tratamiento están provocando situaciones nuevas y difíciles, en la medida que se expresen las emociones y sentimientos estos irán perdiendo fuerza. Darse permiso para expresarlas hará que se vayan y se irá asimilando la situación”, dice el especialista.


Agrega que  compartir los sentimientos con personas de confianza y no intentar pasar por el proceso solos puede generar alivio emocional porque el hablar ayuda a darse cuenta de lo que realmente nos preocupa y permite tomar una distancia suficiente para observarnos.

Asimismo, buscar redes de apoyo, mantener la actividad social o incorporarse a grupos es importante para tener personas con quienes hablar de lo que nos sucede y que nos puedan brindar ayuda por las situaciones en las que estamos pasando, aconseja el doctor Jesús Martínez Jurado.


Una recomendación  importante es buscar la ayuda de profesionales. “Cuando las emociones y sentimientos son muy intensos o tienen una duración mayor de lo esperado es necesario buscar ayuda de un profesional de la salud, sin embargo no hay que esperar a sentirse desbordado para solicitarla, ya que la intervención psicoterapéutica puede ayudar a desarrollar habilidades que resulten beneficiosas para  aprender a afrontar situaciones difíciles, manejar pensamientos perturbadores y modificar los factores que contribuyen al malestar”, afirma.

Por su parte Rebeca Salandra, psicooncóloga de la Fundación Edificando Vidas, explica que, al igual que las pacientes, es importante que la familia también se eduque sobre los tipos de tratamientos, sus efectos secundarios físicos, psicológicos  y las formas de sobrellevarlos. “En específico, las visitas al hospital, durante la fase de tratamiento por parte de los familiares o amigos, son muy necesarias  ya que les brinda apoyo. Se debe tener en cuenta que las pacientes no querrán ser una carga y pueden evitar pedir la ayuda a pesar de que la necesiten. Por esto mismo, los familiares o amigos pueden ofrecer su ayuda en situaciones concretas como llevando a los hijos al colegio, acompañándola en las aplicaciones de radioterapia o quimioterapia. Entre más específico se le comunique a la paciente la ayuda mayor será la apertura de la paciente”, explicó la especialista. 

Consejos
1. Acepte lo que se siente. Expresar sus emociones y sentimientos hará que se vaya  asimilando la situación durante el tratamiento.
2. Comparta sus sentimientos con personas de confianza y no intente pasar por esto solo, ya que ayuda a darse cuenta de lo que realmente le preocupa y le permite autoevaluarse.
3. Evite tratar de controlar las emociones en exceso porque realizar esfuerzos sobrehumanos para controlar lo que sentimos, a menudo resulta inútil e imposible, además aumenta la tensión emocional.
4. Busque redes de apoyo. Mantener la actividad social o incorporarse a grupos es importante para tener personas con quienes hablar de lo que nos sucede.
5. Busque ayuda profesional. La intervención psicoterapéutica puede ayudar a desarrollar habilidades que resulten beneficiosas, a aprender a afrontar situaciones difíciles, manejar pensamientos perturbadores y modificar los factores que contribuyen al malestar.

En esta nota:

Comentarios