Vida

14 destinos únicos para disfrutar un San Valentín muy especial y sin pareja

¿Quién dice que el amor no se pueda celebrar en soltería? Acá te presentamos los mejores destinos para que celebres el día de San Valentín con tus amigas.

Por: Redacción Ella

14 destinos únicos para disfrutar un San Valentín muy especial y sin pareja(Fotos: Archivo y cortesía HomeToGo)

14 destinos únicos para disfrutar un San Valentín muy especial y sin pareja | Fotos: Archivo y cortesía HomeToGo

Con frecuencia, las parejas utilizan el día de San Valentín como excusa para preparar su primera escapada del año. Sin embargo, el día de San Valentín representa en el sentido más amplio de la palabra, el día del amor. Así que, ¿quién dice que el amor no se pueda celebrar en soltería?

Te compartimos 14 destinos únicos para celebrar San Valentín con tus personas más queridas: ¡tus amigas!; estas ciudades han sido seleccionados por HomeToGo, buscador para alojamientos vacacionales.

Lee también: Los 5 mejores destinos para mujeres que viajan solas

Budapest (Hungría)


Budapest es una ciudad con alma ecléctica, arquitectura única, vistas impresionantes, una increíble vida nocturna y cuenta con algunos de los mejores balnearios del mundo. Destaca especialmente por sus “ruinpubs”, bares rehabilitados y convertidos en lugares muy originales y alternativos.

No pueden olvidar: sandalias y bikini para disfrutar de tu #Sparty (fiesta de Spa).

¿Qué traer de vuelta?: una piel más suave y una folqa (figura típica que se vende como recuerdo).


Florencia (Italia)


Magnética. Un auténtico festival para los ojos y el corazón. Florencia les cautivará en cada paso que den… Ciudad de arte y cultura, y con una fascinante inclinación al buen gusto y a la alta costura. Después de una intensa sesión de compras, la tarde es el momento perfecto para tomase un descanso y un refrescante Negroni (cóctel de origen italiano) en alguna de las azoteas de la ciudad. ¡Las vistas están garantizadas!

No pueden olvidar: la tarjeta “Firenze card” que te permitirá moverte por la ciudad y obtener descuentos en lugares asociados.

¿Qué traer de vuelta?: un poco de suerte de la Loggia del Porcellino.

Barcelona (España)


Es vibrante, llena de juventud, color, playa, fiesta, arte, historia... Hay pocas ciudades tan bonitas y completas como Barcelona. Con más de 4 km de playas a 15 minutos del centro, la Barceloneta es la parada obligada para disfrutar de un poco de mar. Y si buscan un plan diferente, pueden optar por perderse en los caminos del Laberinto de Horta, el cual no es solo el parque más antiguo de Barcelona sino un lugar precioso para compartir entre amigas.

No pueden olvidar: sin duda, ¡unos lentes de sol!

¿Qué traer de vuelta?: un tradicional lagarto del Parque Gaudí.

Ámsterdam (Holanda)

Mares de tulipanes, timbres de bicicletas, canales, puentes, arte de calle, cafeterías únicas y, probablemente, un suave toque de lluvia que empape todo lo anterior: así es Ámsterdam. Especialmente recomendable son el barrio de Las 9 Calles y el Bloemenmarkt, conocido mercado de flores. No se olviden de hacer honor a la fuerza y el valor de las mujeres visitando la Casa Museo de Ana Frank.

No pueden olvidar: sombrilla.

¿Qué traer de vuelta?: Stroopwafels (obleas de caramelo).

Marrakech (Marruecos)


Es un remolino de olores, colores, sonidos, gentes y sensaciones. Una vez allí, sus sentidos estarán cautivados por el olor a té de menta verde, los colores de diferentes especias y el caos ordenado de esta ciudad. Una de las tradiciones más populares es visitar uno de los Souks (mercados tradicionales de Marruecos) y pintarse una Mano de Fátima.

No pueden olvidar: riñonera.

¿Qué traer de vuelta?: una Mano de Fátima de Henna.

Además: Un lugar paradisíaco para vivir una increíble luna de miel: Cayos de Belice

Niza (Italia)


Puestas de sol sobre el mar, mercados y unos restaurantes estupendos les darán la bienvenida a Niza. El estilo retro, el arte y las vistas sobre la costa son los principales ingredientes de unas vacaciones en este rincón de la Provenza. Además, el Carnaval de Niza es uno de los eventos más característicos de la ciudad. Este año, el Carnaval tendrá lugar desde el 11 al 25 de febrero. Aprovechen la ocasión para esconderse bajo máscaras y atrevidos disfraces, y así se convertirán en quienes quieran ser.

No pueden olvidar: maquillaje de carnaval.

¿Qué traer de vuelta?: jabón natural con aroma de lavanda hecho a mano.

Zúrich (Suiza)


Como si hubiera sido sacada de otra época, Zúrich es una ciudad preciosa y muy habitable: la más grande de Suiza, el centro de las finanzas del país, núcleo artístico y creativo, con una activa vida nocturna y unas populares fiestas estivales, conocidas como Street Parades. Bahnhofstrasse está considerada como una de las 10 calles comerciales más populares y más caras del mundo. Los habitantes de Zúrich y la mayor parte de los turistas la conocen como el “paraíso de oro y diamantes”.

No pueden olvidar: ropa de fiesta.

¿Qué traer de vuelta?: ¡chocolate!

Zagreb (Croacia)


Arte, arquitectura, gastronomía y música es la mezcla que atrae a los viajeros más diversos. Especialmente, mujeres. Especialmente recomendable es la visita a la ciudad alta, Gornji Grad, y la ciudad baja, Donji Grad, para observar la curiosa evolución de los estilos de la ciudad.

No pueden olvidar: calzado cómodo.

¿Qué traer de vuelta?: un mantel bordado de Rukotvorine, una de las tiendas más famosas de la ciudad.

Granada (España)


Les atrapará por la vista y les conquistará por el paladar. Calles llenas de color, monumentos que les dejarán sin habla y una gastronomía con sabor propio. La ciudad es sinónimo de piezas arquitectónicas como la Alhambra, el barrio del Albaicín o el mirador de San Nicolás. Pero la cultura de tapeo es algo también muy arraigado en Granada. Aquí, caña y tapa son un dos en uno. Tal y como suena.

No pueden olvidar: zapatos cómodos.

¿Qué traer de vuelta?: una bolsita de té de la calle de las Teterías.

Podría interesarte: Acantilados, un nuevo destino en El Salvador

Nueva Orleans (Estados Unidos)


Una verdadera mezcla de culturas y gastronomía. Nueva Orleans es una ciudad entregada al jazz con una arquitectura tradicionalmente colonial de tonos pastel en las fachadas y balcones de hierro forjado. Entre sus puntos de interés, el barrio francés es el distrito más antiguo de Nueva Orleans y ofrece la mejor comida de calle de la ciudad. Su acceso principal, la calle Bourbon, es ideal para salir de compras y visitar bares.

No pueden olvidar: Spray contra el frizz.

¿Qué traer de vuelta?: ¡una muñeca vudú!

La Habana (Cuba)


La Habana es el corazón latente de Cuba. Aquí parece que el tiempo se ha detenido y es quizá por eso que esta ciudad hace sentir tan bien a quienes la visitan. Los coches antiguos de colores brillantes, las fachadas desgastadas, la música y las sonrisas de los lugareños les harán querer prolongar su estancia. Los mojitos son probablemente lo que más beban en este viaje, y lo disfrutaran especialmente si lo toman donde Hemingway solía tomarlos, en La Bodeguita del Medio.

No pueden olvidar: bloqueador solar.

¿Qué traer de vuelta?: el típico sombrero estilo Panamá de Cuba.

Oporto (Portugal)


Un espíritu alegre y mucha creatividad. La vida local de Oporto integra a los visitantes de forma natural y su gastronomía despierta el placer de todos los sentidos. Además, presenta la región vitivinícola más famosa de Portugal. Un crucero por el río Duero, parte del patrimonio de la UNESCO, y una cata de vino es una experiencia única y una excusa ideal ¡para brindar por vuestra soltería!

No pueden olvidar: el libro Viaje a Portugal de Saramago.

¿Qué traer de vuelta?: una botella de vino de Oporto.

Lyon (Francia)


Perfecta para combinar cultura, gastronomía y fiesta. La tercera ciudad más grande de Francia y capital del Ródano, era históricamente considerada como la ciudad de la seda y hoy es afamada como una de las principales ciudades gastronómicas del país. Dense un capricho dulce con los populares helados de Nardonne, uno de los mejores artesanos franceses. Si no les apetece un sorbete, pero sí algo dulce, prueben el tradicional Brioche aux pralines (bizcocho de chocolate y avellanas) de la panadería Boulangerie du Palais.

No pueden olvidar: Vitamina C.

¿Qué traer de vuelta?: dulces tradicionales llamados “coussins de Lyon”.

Ubud (Indonesia)


Es una pequeña ciudad de atmósfera relajada, ubicada en el corazón de Indonesia; es uno de los principales centros artísticos y culturales de la isla de Bali. Arrozales, montañas volcánicas, playas y arrecifes de coral caracterizan a esta región, también considerada como la isla de los dioses. Si les gusta la cocina vegetariana, Ubud ofrece una amplia selección de restaurantes y muchas tiendas de productos orgánicos. ¡Un paraíso veggie! Además, una de las mejores experiencias en Ubud es recorrer en bicicleta los campos de arroz como hacía Julia Roberts en la película "Comer, rezar, amar".

No pueden olvidar: spray antimosquitos.

¿Qué traer de vuelta?: vestido tradicional indonesio y algunas bolsitas de especias.

En esta nota:
  • Destinos
  • Viajes
  • San Valentín
  • 14 de febrero
  • Día del amor y la amistad
  • Amor
  • Amistad

Comentarios