Salud

Descubre el virus que tienes si te salen fuegos en la boca constantemente

Tener herpes labial, lo que popularmente se conoce como fuego en la boca, no es cualquier cosa. Aunque muchas personas lo ven como un problema común, en realidad es síntoma de que algo no anda bien con tu salud.

Por: Xiomara González

Descubre el virus que tienes si te salen fuegos en la boca constantemente

Descubre el virus que tienes si te salen fuegos en la boca constantemente

Te aclaramos que estas dolorosas y pequeñas ampollas en el labio no aparecen de la nada y tampoco salen por comer mucho picante o por chuparte los labios constantemente, de hecho, pueda que ninguna de esas dos cosas hagas, y aún así tengas ese problema.

El verdadero culpable de todo es el virus del herpes simple (HVS1), el cual hace una infección en la piel y/o la mucosa de la boca. Una mala noticia es que es demasiado contagioso y fácilmente se transmite por medio de la saliva, los besos o por compartir utensilios personales como cepillo de dientes, vasos, toallas, máquinas de afeitar, labiales, entre otros.

¡El virus no tiene cura!

Una vez que el primer fuego aparece en los labios, el virus se quedará en el organismo de la persona por siempre (sí, así de drástico). El microorganismo se aloja en los ganglios nerviosos localizados alrededor de la médula espinal, motivo por el cual los antivirales tópicos no pueden eliminarlo. Estos medicamentos alivian los síntomas, pero no hacen que el virus desaparezca del cuerpo, pues no pueden llegar hasta él.

No obstante, tampoco es para alarmarse, ya que eso no significa que el virus provoque daños en el organismo todo el tiempo. De hecho, el daño solo es mientras andes el fuego en la boca y el dolor y ardor que el mismo causa, caso contrario, no genera más lesión en la salud.

Factores como el cansancio, el estrés, la exposición constante a los rayos solares, un episodio de fiebre o una baja en las defensas ocasionan que la enfermedad se active y aparezcan las lesiones.

¿Cómo distinguir el herpes labial?

La primera alerta es una sensación de ardor o de quemadura en el labio (en el área donde saldrá el fuego). Después de 24 horas aparece un racimo de diminutas vesículas, que son como pequeñas bolsas de agua sobre la piel. Al paso de algunas horas, luego de sentir muchas molestias, las vesículas se rompen –causando dolor- y se les forma una costra de color café claro.

Tras un par de días la costra se cae, dejando la herida expuesta y vulnerable a los alimentos, la intemperie y los movimientos de la boca. Pasarán uno o dos días antes de que la lesión cicatrice y deje de producir molestias en la boca (mejillas, labios, debajo de la lengua). Generalmente son de color blanquecino y tienen un área roja alrededor. Aunque son molestas y dolorosas, no tienen riesgo de contagio.

¿Existe algún tratamiento?

Lo ideal es acudir al médico cuando comienzan los primeros síntomas (sensación de ardor en el labio), para que el especialista recete algún medicamento antiviral. Sin embargo, una vez que el fuego ha brotado, los fármacos ya no tendrán efecto y lo mejor es dejar que se alivie solo.

Los antivirales tópicos (cremas y pomadas) ayudan a reducir las molestias, pero no eliminan el virus del cuerpo. Algunas personas optan por usar remedios caseros como sábila, rodajas de pepino, hielo, compresas de manzanilla, etc.

Por otro lado, mientras andes el fuego en la boca, procura no compartir nada que haya tocado tu boca con nadie para evitar una mayor propagación.

En esta nota:
  • Herpes labial
  • Fuego en la boca
  • Fuego labial
  • Medicina
  • antivirales
  • Virus

Comentarios