Salud

Cuidados en salud que debe tener una madre primeriza

El apoyo emocional de la familia y la pareja es una piedra angular en la recuperación integral de una madre primeriza, y estos consejos son una orientación para hacer de esta etapa un mejor momento.

Avatar del

Por: Beatriz Menjívar

El apoyo integral a la madre es clave, en el descubrimiento de este nuevo mundo.

El apoyo integral a la madre es clave, en el descubrimiento de este nuevo mundo.

Inmediatamente después del parto inicia el puerperio, que se extiende hasta los 40 días y que se clasifica en puerperio inmediato desde el nacimiento del bebé hasta las 24 horas posteriores; luego el puerperio precoz que va hasta el séptimo día del parto, y el puerperio tardío que va del octavo día hasta la aparición de la primera menstruación.

Durante esta etapa la madre también vive un tobogán de cambios y esta es una guía general para cuidarla de una forma integral:

  • A los siete días y a los 30 días el médico revisará signos vitales como presión arterial, temperatura, frecuencia cardiaca y respiratoria. La evaluación puede ser en un periodo menor, según cada paciente.
  • Revisará el tamaño del útero para monitorear su retorno a la normalidad.
  • Vigilar la cantidad de loquios, o fluido vaginal, posterior al parto y que está compuesto por sangre y tejidos de las paredes uterinas. Parecido a la menstruación su color y abundancia irá reduciéndose hasta eliminarse en un promedio de dos semanas. Si hay loquios, hemorragia, o mal olor, es importante la visita médica urgente.
  • El staff médico puede solicitar exámenes de sangre, para descartar anemia.
  • Vigilar la episiotomía para descartar enrojecimiento, inflamación, supuración, mal olor u otros.
  • Las madres con cesárea deben limpiar a diario la herida, según indicación médica.
  • También deben tomarse sus analgésicos y antibióticos según horario y días establecidos.
  • Asistir a las citas evaluatorias y al retiro de los puntos en la fecha indicada.
  • En el área de cirugía es importante vigilar: calor, enrojecimiento, inflamación, supuración.
  • Si la madre tiene fiebre de 38° C, aumento de la presión arterial, dolor agudo de cabeza, vista nublada, dificultad para respirar, endurecimiento de los pechos, son motivos de consulta inmediata.
  • El aseo diario debe establecerse, de preferencia, al empezar el día pues contribuye a estimular el ánimo y bienestar de la nueva madre.
  • La fatiga se supera con el tiempo, pero retomar la actividad física según la capacidad es clave. Mamá debe estar acompañada. Una madre joven o que se ejercita tendrá una recuperación más rápida.
  • La alimentación balanceada contribuirá a que la madre, si tiene cesárea cicatrice pronto, recobre su figura y produzca leche para el bebé.
Reafirmarle que está desempeñando bien su rol, es importante para que supere sus miedos.

En general la madre debe tener un ambiente de armonía, tranquilidad, seguridad y comprensión. El apoyo familiar de confianza contribuye a su bienestar, además de la escucha activa sobre su experiencia, también es importante informar a la madre de los signos de una depresión postparto

Fuente: Fundación de Waal. Extracto de las recomendaciones vertidas por la Dra. Marlén Aleyda Suazo, monitora prenatal en Honduras.

En esta nota:

Comentarios