Salud

Ayuno intermitente, ¿es conveniente o no?

Este método de reducción de peso se ha hecho muy popular en los últimos meses, pero ¿sabes en qué consiste o cuál es la mejor forma de practicarlo? Esto opina una nutricionista sobre el ayuno intermitente. 

Por: Karla Chicas

Ayuno intermitente, ¿es conveniente o no?

Ayuno intermitente, ¿es conveniente o no?

El ayuno no es nada nuevo, pero se está redescubriendo nuevamente y muchas personas lo ponen en práctica sin saber sus pros y sus contras, o la forma correcta de hacerlo. Pero ¿en qué consiste en realidad?

“El ayuno intermitente es un sistema que surge como una alternativa para la reducción de peso, activando la producción de cuerpos cetónicos, después de cierta cantidad de horas sin ingerir alimentos y nutrientes”, explica la nutricionista Guadalupe Argueta. 

Tanto hombres como mujeres han probado esta dinámica en diferentes ciclos, en los que pueden pasar desde 8 horas en ayuna hasta 16 0 24 horas durante el día o la noche. Sin embargo, el detalle de este tipo de dieta es que la mayoría de organismos requieren energía y combustible para funcionar.

“El riesgo de seguir este tipo de dieta es que se pueden elevar algunos niveles de ácidos gástricos, irritaciones, gastritis, reflujos, suponiendo un ambiente más ácido en el estómago y generando más problemas para digerir alimentos cuando se consumen, eso a nivel digestivo. En la química puede haber descenso de glucosa e incluso elevar el riesgo de algunas enfermedades crónicas”, agrega la especialista. 

Aunque hay estudios que mencionan que el ayuno intermitente puede ayudar a controlar la glucosa, la presión arterial, el colesterol o los triglicéridos, Argueta indica que uno de los contras más importante es el largo plazo, es decir, que la persona no se educa para aprender a comer en orden, con horarios, saludable o a usar todos los grupos de alimentos de manera adecuada, debido a que el ayuno reduce hasta en un 80 o 90% los carbohidratos.

“Una de las modificaciones que se le puede hacer a este tipo de dieta es reducir el número de horas de ayuno, no superar las ocho horas, hacer refrigerio con vegetales o proteínas, acompañar con poquitos carbohidratos, pero básicamente dejando de omitir grupos de alimentos que sean suficiente en calorías. De modo que, aunque haya un déficit para buscar pérdida de peso, no lleve al cuerpo a un nivel de estrés, en el cual  muy probablemente va haber rebote por la alta ingesta de todo lo prohibido en este tipo de dieta. Así también evitamos todos los efectos secundarios como la gastritis, un descenso de energía, mareos, visión borrosa y bajones de azúcar por la baja ingesta de nutrientes en el día”, recomienda.  

Aconseja: la nutricionista Guadalupe Argueta, Centro de Nutrición Clínica, tel.:  2246-4816 y 7378-8276.

En esta nota:
  • Ayuno intermitente
  • Dieta
  • Nutricionista

Comentarios