Salud

Alimentación consciente para una vida saludable

Para que la alimentación sea saludable, necesitas tener una alimentación consciente. Sigue estos consejos para conocer mejor los alimentos que consumes y así tener opciones más inteligentes.

Por: Karla Chicas

Alimentación consciente para una vida saludable

Alimentación consciente para una vida saludable

Un año de pandemia, trabajar desde casa, la educación a distancia de los niños y pasar interminables horas todos juntos fue un verdadero desafío. Todos estos factores pudieron generar que comieras menos nutricional y solo para reconfortarte, ya sea calmándote con alimentos que aportan calorías vacías o comiendo refrigerios poco saludables. 
Comer conscientemente te permite hacer una pausa y pensar qué tipo de alimentos consumes y en qué cantidad. Ser consciente de cuándo y por qué comes un refrigerio te permite disfrutar la comida, conocer nuestros patrones de alimentación y aprovechar los beneficios de consumir comidas más saludables y nutritivas.
Es por eso que la directora senior en Educación y Capacitación Mundial sobre la Nutrición, Herbalife Nutrition, Susan Bowerman, comparte estos consejos:

  • Toma nota

Cuando comenzamos un programa de actividad física a menudo te indican que realices el seguimiento de los pasos dados, las millas corridas o los entrenamientos semanales. Esto se debe a que cuando mantienes un registro de tu avance, eres más conscientes tanto de tus éxitos cómo de las áreas a mejorar. Mantener un diario de comidas es un ejercicio que, a menudo, te confronta con la realidad. Escribir qué comes –y cuándo y por qué lo hacemos– te permitirá concentrarte en aquellos hábitos que debes modificar. 

  • Haz una pausa 

A menudo te encuentras mirando la heladera o la despensa, simplemente buscando algo. Antes de tomar algo para comer, date un momento y pregúntate: "¿y ahora por qué estoy comiendo?". Es muy posible que no estés en la cocina por hambre, sino por aburrimiento, enojo o cansancio. Si te tomas el tiempo para preguntártelo, quizás descubras que comer no es la solución.  Busca otras formas de combatir el aburrimiento, el enojo o la fatiga.  En lugar de comer, haz una caminata, llama a un amigo o prepara una taza de té. 

  • Comer por comer

En un mundo lleno de distracciones, a menudo haces varias cosas a la vez cuando comes. Quizás miras TV, respondes correos electrónicos o navegas por internet. Estas distracciones pueden no ayudarte a ser consciente de qué o cuánto comes. Si dedicas un tiempo a no hacer otra cosa más que comer, puedes ser más consciente de cuánto consumes y disfrutar lo que comemos.

  • Incluye todos los sentidos

Dedica, por lo menos, 20 minutos a concentrarte en la comida, prestándole atención a los alimentos servidos en el plato. Se consciente de los aromas, sabores, colores, texturas y sonidos de los alimentos. Si comes conscientemente, es probable que valores más cada bocado y, además, quedes satisfecha con menos comida. 

  • Entiende la saciedad

En ocasiones especiales o fiestas, más de una vez has comido hasta ya no poder. Aunque estas ocasiones sean muy esporádicas, para muchas personas se convierte en un hábito comer hasta que están bastante llenos, en lugar de comer solo lo suficiente para saciar el hambre. Este proceso puede ser un desafío para aquellos que crecieron obligados a dejar el plato vacío o con miedo a desperdiciar alimentos. Comienza por servirte menos y ten en cuenta las recomendaciones de algunos expertos que sugieren dejar un bocado en el plato. Come lenta y conscientemente.  

En esta nota:

Comentarios