¿Qué me cuentas?

Nene y Karen: Unidas por la pasión de la danza

Nene de Roeder, la balletista salvadoreña que ha trascendido fronteras por su admirable talento, ha sido reconocida por instituciones importantes alrededor del mundo como la UNESCO. Además, es madre de cuatro hijos, entre ellos está Karen de Calderón, quien ha seguido sus mismos pasos en la danza.

Por: Graciela Guardado

Nene y Karen: Unidas por la pasión de la danza. Foto: Cortesía.

Nene y Karen: Unidas por la pasión de la danza. Foto: Cortesía.

Sus primeros pasos trazaron el trayecto de su admirable destreza, la que descubrió al encontrarse en un enorme salón, en medio de niñas que presumían sus hermosos tutús. Esa vestimenta que las hacía verse como “princesas”, tal como ella deseaba lucir, pero cuando la habitación encerró la magia de una pieza musical, se dio cuenta de que sería la próxima artista de ballet clásico, una ícono de El Salvador. Ella es Nene de Roeder, balletista, maestra certificada en el medio internacional y fundadora de la escuela pionera en la enseñanza del jazz y el tap en el país: Jazzing Dance Studio, la cual este año cumple 35 años de aniversario.

Lee también: Ella es Nene de Roeder, la balletista que sigue rompiendo fronteras 

“Desde mi infancia soñaba con ser princesa, artista de cine y balletista. Por eso inicié mis estudios de danza desde pequeña, el cual me apasionó desde el primer día. Creo que el arte está impregnado en mi ADN. Soy el tipo de persona inquieta que está siempre buscando evolucionar y crear, y Dios va abriendo los caminos, oportunidades que fui tomando y los cuales ahora son mi trabajo y mi profesión”, comentó De Roeder a revista Ella.

Unidas por una misma pasión. Nene de Roeder es también madre de cuatro hijos, a quienes ama y se maravilla por la esencia genuina que ellos conservan en sus corazones. “Las personalidades y corazones de mis cuatro hijos son asombrosas. Karen mi hija mayor, mi única niña, es para mí una hermana, una mejor amiga, una compañera de trabajo, pues ha seguido mis pasos desde muy pequeña”, expresó la balletista y también maestra certificada por Dance Masters of America, New York.

Nene de Roeder y Karen de Calderón. Foto: Cortesía. 

“La danza ha sido parte de mi vida desde los tres años. Crecí inspirada en este arte por mi gran ejemplo: mi mamá, y a los 18 años tomé la decisión de continuar esta pasión como profesional y me gradué de Dance Masters of America como maestra de jazz y de tap”, dijo Karen de Calderón, hija de Nene, quien también confesó que su madre es su mayor admiración.

“Mi mamá es una mujer espectacular. A ella la admiro como bailarina y como maestra porque siempre me sorprende y me inspira cuando la veo bailando y enseñando. Ahora que yo también soy mamá puedo entender toda su dedicación para la familia: siempre estar para los hijos y el esposo, siempre feliz para compartir tiempo con todos”.
Por su larga trayectoria en la danza y la excelencia en su práctica, Nene de Roeder ha recibido diferentes galardones y menciones, como el más reciente: ser invitada por el Consejo Internacional de la Danza (CID), reconocido por la UNESCO.

 “El CID, que es un organismo que une a los bailarines más destacados de 150 países a escala mundial, es uno de los reconocimientos más valiosos que me ha pasado. El poder ser invitada a formar parte de este consejo, para mí es un honor, ya que para esta invitación se evalúan los méritos de tu trayectoria en la danza, por tus trabajos de danza que traspasan fronteras, los de ayuda humanitaria. Además de evaluar tu vida profesional para poder incluirte. Me siento muy orgullosa de poder ser parte del CID. Sobre todo, me alegra saber que El Salvador está representado entre estos 150 países”, agregó Nene.

Karen de Calderón. Foto: Cortesía. 

Nene también comparte las claves que la han llevado directo al éxito, para aquellas mamás jóvenes que desean alcanzar sus sueños.

“Mi clave para mi crecimiento es creer en mí, saber que soy capaz de hacer todo lo que me propongo, pero con la fuerza de trabajar por ello de forma incansable, sin esperar sino buscar. Estar seguras que siempre se puede y que Dios nos da la capacidad de poder desarrollarnos en nuestra profesión, al mismo tiempo que podemos ser madres y esposas. Hay que organizarse y trabajar mucho. La gente sobresaliente no descansa, vive la vida intensamente, trabaja arduamente, ama y ríe regularmente”, reveló la también fundadora de Jazzing Dance Studio, quien también dijo que sus proyecciones en 10 años es verse como una feliz abuela de siete nietos, continuar con su pasión y disfrutar de plena salud.

Además: Alfa Karina: el reto de llegar al Everest

Por su parte, Karen de Calderón revela que otra de las acciones importantes para alcanzar los sueños es “enfocarse hacia algo grande, ser ambiciosa y trabajar constantemente, sin dejar el sueño en la mira, ponerse pequeñas metas a corto plazo para ir escalando poco a poco hasta llegar”.

En esta nota:
  • Nene de Roeder
  • Karen de Calderón
  • Madres
  • Bailarinas

Comentarios