Perfiles

“Mi emprendimiento nace por mi hija”, Andrea Villalta de Alas, fundadora y propietaria de I Bella

Ante la necesidad de cubrir los gastos de su hija recién nacida, Andrea Villalta de Alas emprendió el negocio I Bella, junto a su esposo, creando chongas y diademas para niñas. Ahora cuenta con su propio local y ofrece variedad de productos para los pequeños del hogar. 
Avatar del

Por: Xiomara González

“Mi emprendimiento nace por mi hija”, Andrea Villalta de Alas, fundadora y propietaria de I Bella

“Mi emprendimiento nace por mi hija”, Andrea Villalta de Alas, fundadora y propietaria de I Bella

La necesidad la llevó a emprender. Andrea Villalta de Alas tenía 18 años y su esposo 22 cuando nació su hija Isabella. Él no encontraba su primer empleo, por lo que se vieron en la necesidad de emprender un negocio para cubrir los gastos de su hija. Ahora es otra emprendedora salvadoreña que ha sacado adelante su propio negocio: I Bella, proyecto que empezó en el 2014.

“Mi emprendimiento nace por mi hija Isabella. El motivo de que éramos más jóvenes con mi esposo y él no encontraba trabajo, entonces nos vimos en la necesidad de ver qué se hacía. A pesar de que el apoyo de ambas familias siempre estuvo ahí, no podíamos seguir esperando a que nos siguieran dando las cosas. Entonces empecé a hacer chongas y diademas para niñas”, dice Andrea, cofundadora y CEO de I Bella.

Relacionado: Graciela García, un talento en el diseño de accesorios de moda
 

Relata que primero comenzó a visitar varias tiendas y envió correos para que le permitieran ofrecer las chongas y diademas para niñas; en algunos locales le dijeron que sí y en otros que no. “Pero sí tuvimos varios apoyos de tiendas a las cuales les vivo agradecida y digo que nada de esto hubiera sido posible si no nos hubieran dado la oportunidad de tener nuestros productos en ellas”, reconoce.

Lee también: Violeta Martínez y su marca de carteras Vaiza deslumbran con acabados de lujo


El nombre del negocio I Bella lleva de trasfondo el nombre de su hija Isabella. Su emprendimiento consiste en la distribución de diferentes tipos de productos, por ejemplo, diademas y chongas para niñas, joyería de acero inoxidable, piñatas para niños, juguetes individuales (también por docenas y medias docenas) y sus famosas pijamas para niños y adultos.

Los primeros cuatro años, I bella funcionaba solo en línea, pero a partir de 2017 consiguieron un local para tener un espacio físico de distribución. “Primero estuvimos durante seis meses por el redondel Luceiro, pero era difícil que los clientes nos encontraran, por lo que decidimos trasladarnos a Plaza Beracá, ubicada en la 1.ª calle poniente, colonia Escalón, local 3, atrás de Galerías”.

Para ella, su familia y la de su esposo han sido un gran apoyo en todo este recorrido. “Lo que he aprendido (con el emprendimiento) es a luchar por lo que se quiere y no darse por vencido. No existe la palabra ‘no puedo’, porque siempre sí se puede con la ayuda de Dios. Eso es básico”, señala.

Comentarios