Inspira

Diana Platero, una madre a toda velocidad

Hoy, 10 de mayo, es el Día de las madres en El Salvador, una celebración que cobra vida cada año para homenajear el esfuerzo de las mujeres que son mamás y que con su trabajo inspiran a sus hijos a seguir sus sueños. Conoce el caso de Diana Platero, patinadora salvadoreña.

Avatar del

Por: Raquel Salguero

Diana Platero, una madre a toda velocidad

Diana Platero, una madre a toda velocidad

Diana Platero es una mujer de 30 años, madre de Matías de 7 años y Michelle de 2 años. De igual forma, es la pionera del patinaje en nuestro país. Se describe a sí misma como una mujer con disciplina, carácter, luchadora, guerrera, y que a pesar de todas las bajas siempre ha salido adelante con la ayuda de Dios.

“Inicié el patinaje a la edad de 6 años, era una niña muy inquieta y mis papás buscaban canalizar mis energías por medio del deporte; en esos momentos aún no existía federación de patinaje, desde que competí la primera vez sentí algo impresionante: los nervios, la adrenalina era muy diferente y me enamoré de esta disciplina y a mis 6 años tomé la decisión de practicar este deporte”, afirma Platero.

El patinaje requiere de una gran demanda física y mental. Además de una buena preparación y entrenamiento, se combina la fuerza, agilidad, resistencia y velocidad. También se necesita de estrategias, con el objetivo de resistir el esfuerzo y conseguir cruzar la meta antes que el resto desde las distancias cortas, 100 metros, hasta las de fondo que son 42 kilómetros.

¿Cómo se prepara?

Para lograr ser la mejor en el patinaje, Diana necesita de un entrenamiento estricto que debe seguir diariamente. Sin embargo, a la par debe cumplir su papel de mamá.

“Tengo dos horarios, pero antes de mis entrenamientos cumplo primero con el rol de mamá, pues debo preparar a mi hijo Matías para llevarlo a su colegio, después me voy a hacer el primer entreno que es la bicicleta, finalizada la bicicleta, voy tres veces por semana al gimnasio y dos veces por semana hago preparación física, y por la tarde los patines”, describe Platero.

Desde los 6 años hasta los 18, Diana fue campeona nacional consecutiva. Entre sus premios están: Campeona centroamericana desde 1999-2009. Ganadora de 3 medallas de bronce en juegos centroamericanos y del caribe Cartagena de indias 2006. Campeona panamericana copa clubes Miami 2005 donde obtuvo una medalla de oro, plata y bronce. Máxima medallista juegos del Codicader 2003-2008.

Inspiración para sus hijos

Pese a que Platero disfrutaba mucho del patinaje de velocidad, se retiró durante 12 años por motivos personales y se dedicó a cuidar de sus hijos. Sin embargo, fue su hijo mayor quien la instó a retomar una vez más el deporte.

“Me retiré durante 12 años donde no hice nada de patinaje, fue mi hijo Matías quien me pidió volver a patinar, él deseaba verme compitiendo nuevamente y para mí fue un reto muy grande, porque estar retirada más de una década y ahora con dos hijos no fue nada fácil, pero tomé la petición y poco a poco inicié el entrenamiento”, comenta Platero.

A la fecha, su hijo ya compite y le gusta el patinaje de velocidad, dice que desea ser mejor que su mamá. En cuanto a su hija menor, ella está en la etapa de imitar los movimientos del patinaje, pero definirá más adelante si retomará junto a su hermano y mamá el patinaje de velocidad.

“Ser madre ha sido el mayor regalo que Dios y la vida me ha podido dar, mis hijos son mi inspiración y motivación, deseo ser el mejor ejemplo para ellos, enseñarles disciplina y el sacrificio que la vida lleva y sobre todo que nunca se den por vencidos”, finaliza Platero.

En esta nota:
  • Diana Platero
  • Diana Platero como mamá
  • Deportista y mamá

Comentarios