Inspira

Alexandra Sol, curadora del arte salvadoreño

Estudió Historia del Arte y Ciencias Políticas. Sus primeras experiencias en curaduría fueron en Barcelona, España y tiempo después regresó a El Salvador para continuar como curadora de murales de arte urbano.

Avatar del

Por: Xiomara González

Alexandra Sol, curadora del arte salvadoreño

Alexandra Sol, curadora del arte salvadoreño

  • Una joven alegre y dinámica es lo que se percibe al hablar con Alexandra Sol, una curadora de arte de 30 años, que desde su profesión busca promover el arte salvadoreño. “Mi experiencia como curadora es trabajar temas de mural. Lo que hago es hacer una gestión y una curaduría de estos murales. Esto conlleva a entender súper bien cuál es el concepto que el cliente está buscando y con base a los insumos que recibimos desarrollamos, de la mano con el artista, el concepto que el cliente está buscando, es ahí donde interviene mi curaduría”, señala Alexandra.

Aunque no acepta en un primer momento que es indispensable una licenciatura para ser curadora, ella misma confiesa con humildad que para los proyectos que ella desarrolla su carrera profesional en Historia del Arte y Ciencias Políticas, sí le ha sido de gran apoyo.

Alexandra obtuvo su licenciatura en Rollins College en Florida, Estados Unidos. Posteriormente se trasladó a Barcelona, España donde estudió su maestría en Gestión de Proyectos. Fue en esa ciudad europea que en 2015 comenzó su trabajo como curadora del arte con su proyecto “Journey of an Artstigator”.

En Barcelona trabajó la curaduría del espacio cultural Nau Bostik su trabajo consistió en gestionar aproximadamente 30 murales. Además de la organización de un  festival de arte urbano con artistas internacionales llamado “The Takeover” y una serie de talleres y rutas guiadas sobre arte.

Después de su experiencia trabajando en la escena del arte urbano en Barcelona, junto con su pareja Sebastién Baussan, observaron que en El Salvador había mucho talento artístico, por lo que decidió en 2017 regresar al país para realizar proyectos. Su visión del país ahora es bastante diferente a cómo se recuerda cuando era pequeña. Alexandra lo percibe ahora como un lugar donde pueden existir los cambios y muchas oportunidades, y cree fielmente que el arte es una grandiosa oportunidad.

“Mi enfoque es principalmente en murales, en Barcelona estuvimos trabajando la curaduría del espacio cultural Nau Bostik y aquí en El Salvador trabajamos con distintas ideas bajo un proyecto llamado de Journey Urbano y en su momento con la galería dentro de Espacio132”, explica Alexandra.

Su firma en el país es Journey Urbano y esta enlaza  prestigiosas marcas con diferentes artistas del arte urbano, con quienes trabajan una idea de acuerdo a las necesidades del cliente y juntos realizan el mural. 
Dentro de sus planes próximos está abrir un espacio para exposición de arte al que llamarán Street Gallery. “En ella vamos hacer distintas exposiciones anualmente de artistas con los que nos identificamos”, mencionó Alexandra.

Su trabajo con artistas salvadoreños
Alexandra reconoce que El Salvador tiene grandes artistas del muralismo y el arte urbano y sabe que ellos han tenido que ser muy constantes y perseverantes para ser los artistas que son hoy en día. “Definitivamente han trabajado mucho para llegar al lugar en el que están ahora, toma mucha dedicación ser artista”, asevera la joven.

Journey Urbano reúne a muralistas de todo el país: Lourdes, San Vicente, San Martín, Apopa, Santa Ana, entre otros. Para identificar a sus talentos Journey Urbano se une a los diferentes festivales de arte en el país, visitan las universidades y están pendientes de las diferentes redes sociales, una herramienta que consideran importante en el nacer de nuevos talentos. 

“En El Salvador hay muchísimo talento, hay muchísimas ganas, creo que solamente nos falta unirnos; porque no es una ciudad en el cual el movimiento de arte cambie a diario, sino que para ver un cambio toma un poco más de tiempo, pero creo que a través de la unión de los distintos artistas, distintos curadores y distintas iniciativas, entre el hablar y escribir sobre lo que está pasando en el país en el mundo cultural, vamos a ir creando una voz más fuerte, un movimiento”, expresa Alexandra. 

Uno de sus grandes proyectos, y el objetivo con que trabaja Journey Urbano, es que El Salvador sea reconocido a escala internacional. “Hace falta que hablemos, que discutamos el movimiento que está pasando frente de nosotros, que seamos críticos, que tengamos una opinión ante el movimiento, que creamos en que nuestro arte es de gran nivel, que los artistas salvadoreños somos unos ´cracks´ y que aunque vivamos en distintas circunstancias siempre escogemos crear”, enfatizó Sol.

Para Alexandra no existe un artista favorito, pues hay muchos que destacan por su estilo, su forma de trabajo y aquello que lo caracteriza.

Mi experiencia como curadora es trabajar temas de mural de arte urbano. Lo que hago es hacer una gestión, una curaduría de estos murales. Esto con lleva a entender súper bien cuál es el concepto que el cliente está buscando y con base a los insumos que recibimos desarrollamos de la mano con el artista el concepto ideal”.

Rostro salvadoreño. "Los momentos frágiles de la vida perduran en la mirada de la inocencia", retratados por el artista Abraham Osorio (Instagram: @abraham.01).
Amigo fiel. Pintura realizada por el artista salvadoreño Víctor Zelaya (Instagram: @vhz.art).

Artistas salvadoreñas 
Entre las artistas salvadoreñas con gran talento, según Alexandra, están:

  • Soni Cajas. Tiene 21 años y es una ilustradora salvadoreña que utiliza mucho la técnica digital,  asimismo le encanta la música  y tiene su banda llamada  “Monopatín en el espacio”. (Instagram: @elpanconquesoesmuerte)
  • Valeria Corsio. Con 25 años es ilustradora con estilo propio. Estudio Diseño Gráfico en la Universidad Dr. José Matías Delgado, su enfoque es en ilustración infantil. Dentro de sus trabajos realizados están la ilustración de cuentos.  Una de sus fuentes de inspiración es la cultura japonesa y egipcia. (Instagram: @valeriacorsio).
  •  Gris Andu. Muralista ejemplar, de 34 años de edad, vive en San Martín, al oriente de San Salvador. Gris es una artista muy polifacética, trabaja sobre lienzos, sobre mural, la pintura, el cómic y la escultura. (Instagram: @grisandu01)
  •  Male Cuéllar. Ilustradora de 33 años vivió  también en Barcelona y trabaja muchísimo la ilustración de libros para niños, el último de sus trabajos es “Sola, el guardián del bosque”. Utiliza mucho color, texturas y formas.  (Instagram: @malecuellar)
En esta nota:

Comentarios