Familia

Mi pareja no para de jugar a los videojuegos: ¿qué puedo hacer?

Que tu pareja sea un "gamer" y su máximo entretenimiento sea pasar tiempo con los videojuegos es algo normal. El problema llega cuando sientes que te descuida, que te ignora y que las horas que comparten juntos las dedica a esta actividad.

Por: Xiomara González

Mi pareja no para de jugar a los videojuegos: ¿qué puedo hacer?

Mi pareja no para de jugar a los videojuegos: ¿qué puedo hacer?

"Mi pareja no para de jugar a los videojuegos", esta es una frase que pronuncian muchas personas y que esconde a menudo un problema más serio de lo que parece en un primer momento. Las dinámicas que acontecen en el seno de una relación cuando alguien pasa la mayor parte del tiempo en una actividad, descuidando a la persona amada, pasan factura. Así, lejos de ser el clásico problema entre parejas millenials, es una realidad que se aprecia con frecuencia y que vale la pena analizar.

¿Puede ser una adicción el videojuego?

Cuando hablamos de adicciones es común pensar en sustancias como las drogas. Sin embargo, la necesidad compulsiva de jugar a los videojuegos forma parte de lo que se conoce como adicciones comportamentales. Y esto es cada vez más común en las parejas.

Estas son algunos de los comportamientos que alguien adicto al videojuego presenta:

1. La persona parece más feliz jugando a los videojuegos que realizando cualquier otra actividad.

2. Juega también por las noches.

3. No realiza otras actividades o ha dejado de socializar. Buena parte del tiempo que dispone lo dedica a este entretenimiento.

4. Señala que solo va a jugar unos minutos o media hora y al final se pasa hasta cinco horas en el juego.

5. La familia y amigos de la persona también se quejan del exceso de tiempo que pasa con los videojuegos.

6. Descuida otras responsabilidades: tareas del hogar, atención de la pareja, hijos, mascotas, come mientras juega...

7. Se enfada o es agresivo cuando se le pide que deje de jugar y que pase tiempo con la pareja o realizando otras actividades.

¿Qué hacer ante esta situación?

Prioridad absoluta al videojuego, falta de control sobre el mismo, descuido de otras esferas de la vida personal, estos son algunos de los principales indicadores de una adicción a los juegos. Si tú, como su pareja, evidencias esta realidad es importante que solicites ayuda psicológica.

Lejos de quienes creen que las conductas de adiciones a los videojuegos se dan solo en los adolescentes, lo cierto es que las adiciones a los videojuegos también se dan en la población adulta y tienen un elevado impacto en las relaciones familiares y de pareja. En estos casos, enfoques como la terapia cognitivo-conductual son las más idóneas.

Por otro lado, si mi pareja no para de jugar a los videojuegos y me está descuidando, lo que debo hacer es hablar con él y pedir cambios. Llegar a un acuerdo sobre los tiempos de juego es algo esencial. Cumplirlo, atender la relación y ser capaz de llevar una vida normal en la que se dedica horas a muchas más tareas fuera de una pantalla, es fundamental.

En caso de que estos avances no se cumplan y la persona no esté dispuesta a hacer esos cambios en su vida, tendrás que valorar la posibilidad o no de continuar esa relación. Estas son sin duda situaciones que se dan con elevada frecuencia y que debes tener en cuenta.

En esta nota:
  • Familia
  • Pareja

Comentarios