Familia

Chantaje emocional en la pareja es violencia psicológica

Debes saber cómo tratar el chantaje emocional y no aceptarlo. El chantaje emocional puede esconderse detrás de frases aparentemente inocuas como “si me quisieras, no lo harías” o “tú decides, pero atente a las consecuencias”.

Por: Xiomara González

Chantaje emocional en la pareja es violencia psicológica

Chantaje emocional en la pareja es violencia psicológica

El chantaje emocional es una forma de control que es un acto de violencia psicológica, por ello se debe tener cuidado con ello. El manipulador suele usar frases aparentemente inocuas como “si me quisieras, no lo harías” o “tú decides, pero atente a las consecuencias”. Esas frases tienen como propósito despertar la sensación de culpa o el miedo, para conseguir que la persona ceda a la voluntad del chantajista.

La persona manipuladora suele ser una persona cercana afectivamente, que intenta controlar tu comportamiento sin darte la posibilidad de elegir. Para lograrlo puede recurrir a la intimidación y las amenazas, o a formas de manipulación más sutiles que terminan socavando tu autoestima.

El chantaje emocional en la pareja

En una relación de pareja, los sentimientos que se generan no siempre son positivos. A veces las personas olvidan que están juntas por amor, para amarse, para apoyarse mutuamente, y emprenden una lucha de poder para ganar el control sobre la relación.

De esa forma surgen las humillaciones, los celos y el chantaje emocional. En este caso, una de las personas domina a la otra, y la dominada va perdiendo paulatinamente su independencia y autoestima. Desgraciadamente, no siempre es fácil detectar la manipulación emocional en una pareja ya que a veces ninguno de los dos es plenamente consciente de la forma en que se relacionan.

Debe quedar claro que la manipulación emocional no es amor y, cuando se mantiene a lo largo del tiempo, puede llegar a anular casi por completo a una persona. El chantaje emocional es una manera de maltrato psicológico del que es importante desprenderse lo más pronto posible.

¿Cómo protegerte del chantaje emocional?

Ante todo, debemos tener en cuenta que el chantajista emocional normalmente se siente presionado por el miedo a perder al otro o a ser rechazado por la pareja.

Usa el tiempo a tu favor: Cuando se trata de peticiones no razonables, el manipulador demandará un compromiso inmediato porque sabe que si reflexionas sobre ello, con la mente fría, probablemente no cederás a su petición. Una buena idea consiste en decirle que lo pensarás. Tómate el tiempo que necesites para evaluar los pros y los contras de la situación.

Evita culparte: La culpa es una de las armas principales del manipulador, que utiliza para explotar tus debilidades. De hecho, es comprensible que puedas sentirte culpable si no satisfaces los deseos de esa persona.  En ese caso, pregúntale a tu pareja si no están vulnerando tus derechos. ¿Estás siendo tratado/a con respeto?

Aprende a decir “no”: Cuando no estés de acuerdo con algo o dispuesto hacer algo, di “no” con amabilidad y firmeza. No proporciones demasiadas excusas que el manipulador pueda usar en tu contra y que demuestran indecisiones.

Centra la atención en el chantajista: Cuando intenten manipularte, escucha la petición, pero no pierdas tu enfoque. Si se trata de una persona que te quiere y que es medianamente razonable, estas preguntas le harán reflexionar y retirar su demanda. ¿Te parece razonable lo que me pides?

Resalta las consecuencias: Una de las habilidades más importantes para lidiar con un manipulador es la de esclarecer las consecuencias y la responsabilidad. Ante una petición injusta, hazle notar las consecuencias que ello tendría  para ti.

En esta nota:
  • Familia
  • Hijos
  • Pareja

Comentarios