En Pareja

Primero juntos y después dices: sí, acepto

Vivir juntos, en pareja y sin contraer matrimonio es una tendencia que muchos jóvenes están aplicando. Ante esta decisión hay pros y contras

Avatar del

Por: Redacción Ella

Primero juntos y después dices: sí, acepto

Primero juntos y después dices: sí, acepto

Cuando se inicia un noviazgo, a cierta edad se habla de formar una vida en común, lo acostumbrado es que las parejas se casen y vivan la experiencia, pero hay otras que primero prefieren “probar” y ver si funciona para firmar ante un abogado o decir “sí, acepto”  en la ceremonia religiosa. Vivir sin estar casados es un tema que siempre genera diversas reacciones, algunos están a favor y otros en contra.
Al consultarle sobre por qué algunas parejas deciden convivir primero y después si funciona la relación casarse, Margarita Weil Nuila, psicóloga y especialista en investigación respondió: “un elemento típico de las nuevas generaciones es la libertad y el manejo de compromisos en libertad, que sería lo más correcto. En ese sentido, el vivir juntos les permite sentirse libres de estar o no estar, es importante entonces que la relación se construya y ambos se sientan acompañados en sus proyectos de vida. En ese sentido buscan un compañero para la vida, un socio en muchos aspectos, y al casarse sienten que asumen "falta de libertad" y que esa ausencia de la misma agota en sí misma la relación”.  

Lee también: Toda pareja debe de conversar estos 5 puntos antes del matrimonio


Decisión personal
El que la pareja decida vivir primero junta sin casarse depende en gran manera de la educación, los principios, y las expectativas que tengan ambos sobre su relación. Es una decisión muy personal de las partes involucradas y que no deben tomar a la ligera. Antes de irse a vivir juntos, deben considerarse algunos puntos y sobre todo, estar conscientes que si bien no hay ningún comprobante legal de la relación, han decidido emprender una nueva forma de vida, de la cual se supone ya hablaron y dejaron los puntos claros sobre la mesa. “Como en toda relación de pareja hay que considerar los elementos del compromiso, lo económico, los proyectos de vida y sobre todo cómo valoran el hecho de ser libres pero comprometidos. El quiero estar aquí y haré lo posible por construir. Y que estén bien claros de cuál es el objetivo: casarse luego o no. Si ambos no están de acuerdo en ello habrá serios problemas. Esto último es la parte más importante y significativa, porque deja claro la finalidad de hacerlo”, explicó Weil Nuila. 

La decisión de vivir juntos sin contraer matrimonio, muchas veces se toma considerando el factor económico, es decir, compartir gastos o presupuestos.

Convivir previamente no garantiza que en el matrimonio todo será color rosa. De hecho, puede darse una ruptura en la convivencia y esto afecta siempre más a una persona que a la otra.   
La decisión de vivir juntos antes de casarse  o esperar hasta contraer matrimonio como se dijo anteriormente, depende de los principios, proyecto de vida y objetivos como pareja. Weil Nuila dijo: “La mejor respuesta es depende, depende de lo que usted quiera para su vida. En ambos casos (convivencia previa o matrimonio) se debe asumir un compromiso serio en pro de la relación. Lo que debes tener claro es que tú debes hacer lo que te hace sentir feliz y cómodo, jamás decidas algo solo por darle gusto a tu pareja porque vas directo a sentirse triste o infeliz, y eso al final destruye la relación”. 

En esta nota:
  • Pareja
  • Noviazgo
  • Matrimonio

Comentarios