Ella reporta

¿Te atreves? Ser mamá después de los 40

Por decisión propia o por factores involuntarios, convertirse en mamá llegando a las cuatro décadas es una realidad. Algunos especialistas consideran que hay más contras que pros.

Por: Rhina Montalvo

¿Te atreves? Ser mamá después de los 40

¿Te atreves? Ser mamá después de los 40

La tendencia es inevitable, en la actualidad las mujeres están decidiendo ser madres por primera vez con más años de edad. Y esto es porque la mayoría le están dando prioridad a gozar de una estabilidad emocional, laboral y personal y hasta después se plantean ser mamás. “Algunas mujeres dedican estos años a crecer profesional y personalmente.

Buscan hacerlo (ser madre) a esta edad (40 años o más) para luego de haberse realizado profesionalmente poder emprender el nuevo camino y ser madres. Esperar a esta edad no solo lleva una mayor madurez sino también una mayor estabilidad económica para enfrentar la llegada del bebé”, expone Carmen Melgar de Calderón, psicóloga infantil y de adolescentes. Y desde el punto de vista emocional y de madurez esta opinión es válida; pero, física, médica y clínicamente ¿estará bien que la mujer sea mamá llegando a las cuatro décadas?

Es inevitable mencionarlo, las mujeres tienen un reloj biológico y después de los 35 años empiezan a perder el potencial reproductivo. “Los riesgos en las mujeres de 40 años o de más (años) ya van con la edad. Se les explica las complicaciones que pueden haber, iniciando con un porcentaje mayor de probabilidad de tener un bebé con síndrome de Down”, dice Nidia de Reyes, médico ginecóloga obstetra.

Puede interesarte: Hilary Duff comparte el momento de su parto ocurrido en su casa

Enfermedades. Hoy en día, un significativo porcentaje de mujeres que tienen 40 años o más gozan de un buen estado de salud, se han cuidado llevando una dieta equilibrada, realizando ejercicio y durmiendo adecuadamente; pero, también no se puede negar que algunas enfermedades conocidas como degenerativas que se presentan a medida se va avanzando en la edad pueden provocar problemas en el embarazo.

La hipertensión y la diabetes son de las enfermedades más comunes que una mujer embarazada de 40 años podría desarrollar. “A los 40 años, las mujeres pueden tener enfermedades como hipertensión, diabetes u otra enfermedad crónica que hacen un embarazo todavía más riesgoso; y de no presentar esto, se les dice que su cuerpo ya está con cambios hormonales, pueden haber abortos espontáneos, implantaciones tardías y enfermedades cromosomales”, afirma De Reyes. También, tener los niveles de colesterol, glucosa o triglicéridos muy altos previos al embarazo puede afectar su desarrollo.

Apoyo. Conociendo los riesgos que conlleva un embarazo a los 40 años y si aun así la mujer desea intentarlo, fundamental es que cuente con el apoyo de su pareja. Ambos deben prepararse para el nacimiento y la crianza del bebé, porque su vida dará un giro de 360°. Tendrán que reorganizar su vida familiar, su tiempo, para que no terminen agotados y estresados. “Son muchos casos en los que las madres a esta edad, después del parto, suelen dedicar su tiempo completo al bebé. Esto se debe a que desean llenar el vacío que su existencia ahora llena, disfrutar con él lo más posible y observar paso a paso cómo se vuelve parte de su vida”, detalla De Calderón.

Opiniones a favor o en contra para embarazarse a los 40 siempre las habrá, quien tendrá la última palabra será la mujer deseosa de ser madre sin importarle estar en sus cuatro décadas de vida.

Lee también: Estudio afirma que a partir de los 33 años las mujeres empiezan a parecerse a su mamá

Riesgos
Seguridad, madurez emocional y solvencia económica son algunas de las ventajas para tener un hijo a los 40 años, pero también hay desventajas. La tendencia de la salud es que va debilitándose con el paso de los años. Aparecen enfermedades que dificultan la concepción, ponen en riesgo el embarazo o lo hacen incómodo.

Menos fertilidad
Entre más años tiene la mujer, más difícil es quedar embarazada. Se someten a tratamientos de fertilidad, que resultan caros y algunas veces molestos y no siempre tienen garantía de éxito.

Poca energía
Cuidar de un bebé requiere de mucha energía, la cual se va perdiendo con los años. No es lo mismo cuidar a un bebé cuando se tiene 30 años que llegando a los 40. Se necesita energía, dedicación, paciencia y soportar noches de desvelo.

Cáncer de mama
Está demostrado que la vida reproductiva lo condiciona. Aumenta cuando no se tienen hijos o cuando el primero se tiene tarde, después de los 35 años. El riesgo de tener cáncer de mama es 1.6 veces más que cuando se ha tenido un hijo antes de los 30 años.

En esta nota:
  • Mamá
  • Hijos
  • 40 años

Comentarios