Belleza

Los tres beauty looks que Megan Fox ha lucido en Milán

La actriz ha viajado junto a su futuro esposo a Milán donde no dudó en lucir siempre un estilo espectacular que la caracteriza cada vez más.

Avatar del

Por: Raquel Salguero

Los tres beauty looks que Megan Fox ha lucido en Milán

Los tres beauty looks que Megan Fox ha lucido en Milán

La pareja viajó a Milán, donde Colson Baker, conocido artísticamente con el nombre de Machine Gun Kelly, ha desfilado para la firma de moda Dolce & Gabbana ante la atenta mirada de Fox. En este evento Megan Fox lució tres looks totalmente opuestos para la ocasión.  

1

Con inspiración Kardashian

Las características que más destacan del look de la celebrity, además de la espectacular maxi trenza, creada por el peluquero de las estrellas Dimitris Giannetos, son las técnicas de maquillaje que ha elegido para asistir al Fashion Show: el contouring, o la aplicación de tonalidades más oscuras en el perímetro del rostro para esculpir las facciones; y el baking, con el que se ilumina al máximo la zona de la ojera al depositar polvos sueltos traslúcidos durante unos minutos para después retirar el exceso con una brocha limpia. 

 

2

Cejas y labios: los protagonistas

En el segundo look, la actriz se dedicó a enmarcar las cejas siempre en forma de bloque, diseñadas de tal forma que enmarcan la mirada en sentido ascendente al pronunciar el arco; en cuanto a las sombras, potencian el "efecto lifting" al aplicar un color natural bajo la línea inferior de las pestañas y centrar la intensidad de las pestañas en el tercio exterior. Los labios también se agrandan a golpe de contouring, el responsable de que adquieran un aspecto más jugoso y relleno donde se perfila el contorno con un lápiz de un tono natural, más oscuro al de la base y, a continuación, se aplica un labial o un gloss más claro en la zona central para que proyecte hacia adelante el volumen de la boca. 

3

Con estilo personal

Por último, Fox ha regalado a sus fans un look con el que mantiene su estilo personal y que consiste en olvidarse del contouring y pronunciar las mejillas con una capa generosa de colorete. Además, conserva un truco remodelador que consigue que la nariz se afine y que consiste en aplicar un iluminador a lo largo del tabique y dibujar un pequeño círculo en la punta para que parezca más respingona.

En esta nota:

Comentarios