Familia

La soledad en la maternidad

Aunque no lo creas, son muchas las madres de familia que experimentan confusión y culpa al sentirse solas tras el nacimiento de su hijo.

Por: Xiomara González

La soledad en la maternidad

La soledad en la maternidad

La llegada de un hijo se contempla como la etapa de gozo y plenitud de una mujer,  sin embargo hay muchas mujeres que viven la maternidad en soledad.

Esto lo que genera en ti como mujer es que te sientas confusa y culpable cuando experimentas la soledad en la maternidad.

Aunque indudablemente se trata de una experiencia hermosa y gratificante, no todo es "color de rosa". Debido a eso, es imprescindible dar visibilidad al lado menos amable de ser madre, a los retos y dificultades que conlleva. Entre ellos, el sentimiento de soledad que puede vivir la madre durante la primera infancia de su hijo.

¿Cómo es posible que sientas esa tristeza, agobio y apatía, si lo normal sería estar eufórica y plena por tener a tu hijo en tus brazos?

El sentimiento de soledad es extremadamente común en las madres durante los primeros años de vida de sus hijos. Llevar la mayor carga de trabajo de la crianza y hacerlo de una forma aislada puede causar  estragos en el estado de ánimo. Por ello, es necesario darte a conocer la existencia de esta problemática y proporcionarte herramientas para disminuir sus efectos.

¿Cómo reducir el sentimiento de soledad en la maternidad?

1

Olvida la culpa

No tienes la obligación de sentirte plena y realizada todo el tiempo después del nacimiento de tu hijo. Todas tus emociones son válidas, tienes derecho a sentirlas y a expresarlas.

2

Que te sientas agotada o sola no significa que no quieras a tu hijo

Que te sientas agotada o sola no significa que no quieras a tu hijo o que no seas una madre adecuada. Solamente es una alerta de que, a lo mejor, necesitas un descanso o recuperar parte de tu identidad. Recordar que eres un ser humano de gran valor, con muchas facetas, además del papel de madre.

3

Pide ayuda

En caso de necesitar de ayuda, no temas pedirla. Delegar y recurrir a tus seres queridos para aligerar, en parte, tu labor es muy válido. Permite que sean otras personas quienes se ocupen de las tareas del hogar o del cuidado del bebé en algunos momentos. De esa manera te permitirás darte un baño, salir a pasear o conservar una charla con tus amistades, lo que te ayudará como una válvula de escape.

4

Los primeros años de tu hijo te pueden resultar absorbentes

Esto puede provocar que descuides tu autocuidado y relegues tu felicidad al último lugar. Debido a eso, debes también prevalecer tu cuido porque eso te ayudará a sentirte bien y aumentar tu autoestima. Recuerda que cuidar de ti es cuidar de tu hijo. Pues él necesita una madre feliz, tranquila y satisfecha. Si encuentras ciertos espacios para ocuparte de tu salud física y mental estarás en una mejor disposición para cuidar y atender a tu hijo.

5

El sentimiento de soledad en la maternidad es común

El sentimiento de soledad en la maternidad es común, pero no por ello es insalvable. Trata de conectarte con otros adultos y priorízate en ocasiones. La maternidad no debería sentirse como una prisión.

6

Comprensión por parte de tu cónyuge

Tu pareja debe hacerte sentir  más apoyada que nunca, para que no sientas soledad en ese momento, donde necesitas mucho acompañamiento.

En esta nota:
  • Mamá
  • Mamá primeriza
  • Familia
  • Hijos
  • Bebés
  • Pareja

Comentarios