En Pareja

Conoce los tres escenarios en los que una mujer también puede ser víctima de violencia

¡No! La violencia contra la mujer no se da solo en el hogar, también se puede manifestar en distintos escenarios. Estas son las tres modalidades que en El Salvador  incluye la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres (LEIV).
Avatar del

Por: Karla Chicas

Conoce los tres escenarios en los que una mujer también puede ser víctima de violencia

Conoce los tres escenarios en los que una mujer también puede ser víctima de violencia

Además de los diversos tipos de violencia contra la mujer, debes tomar en cuenta las modalidades o ámbitos específicos en los que se puede manifestar. La LEIV contempla tres: la comunitaria, la institucional y la laboral.


1.    Violencia comunitaria
Toda acción u omisión  abusiva que, partiendo de actos individuales o colectivos, transgreden tus derechos fundamentales y propician tu denigración, discriminación, marginación o exclusión.

Por ejemplo, que en tu comunidad surjan rumores o armen “chambres” de ti, por salir embarazada a temprana edad o por ser madre soltera. Al discriminarte, están ejerciendo violenta hacia ti.


2.    Violencia institucional
Tiene que ver con las instituciones del Estado y se refiere a toda acción u omisión de cualquier servidor público, que te discrimine o tenga como fin obstaculizar o impedir el goce de tus derechos y libertades. De igual forma, el que pretenda obstaculizar u obstaculice tu acceso al disfrute de las políticas públicas destinadas a prevenir y erradicar las manifestaciones, tipos y modalidades de violencia.

Pueden estar ejerciendo violencia contigo, al no atenderte cuando te has acercado a una institución de Gobierno en busca de ayuda. O cuando un servidor público empieza a persuadirte para que te reconcilies con el agresor. Está rotundamente prohibido que traten de influenciarte para una conciliación o mediación de cualquiera de los delitos comprendidos en la LEIV.


3.    Violencia laboral
Como su nombre lo dice, es la que se puede manifestar en tu trabajo. Son las acciones u omisiones ejercidas en forma repetida y que se mantiene en el tiempo en los ambientes laborales públicos o privados. Pueden ser agresiones físicas o psicológicas que atienten con tu integridad, dignidad personal y profesional.

Un claro ejemplo es recibir “piropos” o comentarios sexuales, miradas lascivas, peticiones impertinantes o contacto físico innecesario de parte de tu jefe o de un compañero de trabajo.

En esta nota:

Comentarios