Familia

Aprende cómo tener vínculos de apego familiar

El factor que determinará cómo tus hijos se desenvuelven en la escuela, entre sus amigos y en la vida es el vínculo de apego familiar que tengan contigo, el padre o quien esté a cargo de su cuidado.

Por: Xiomara González

Aprende cómo tener vínculos de apego familiar

Aprende cómo tener vínculos de apego familiar

Generalmente, el tipo de apego que se forma entre los padres y los hijos, suele ser un vínculo seguro, pero hay que trabajarlo cada día para que se mantenga en el tiempo. Estas pautas te ayudarán a crear una dinámica saludable en casa y fomentarán la autonomía y seguridad de tus hijos.

“Para poder establecer un apego seguro lo más fundamental es atender a los niños, tanto en sus necesidades emocionales como físicas”, explica la psicóloga infantil, Morena Rivera.

El apego seguro se construye dentro del amor y los límites regulares mantenidos en el tiempo.

Para poder lograr vínculos de apego seguro y permanencia familiar te brindamos los siguientes consejos:

1

Transmitirles protección y seguridad

Es imprescindible que ante la inmadurez del recién nacido exista al menos, una persona que se encargue de brindarle protección, seguridad y cariño. Esta figura generalmente suele ser la madre o el padre, aunque puede ser cualquier persona.

2

Fomenta la autonomía

 Aunque desde pequeño, el ser humano tiene curiosidad. Al principio mostrará su curiosidad con la mirada para meses más tarde gatear, caminar hasta lograr hacer las cosas por sí mismo años más tarde. Debes fomentar la autonomía en tus hijos.

3

Ser vistos

Cuando tus hijos te dicen: “mamá, mira lo que tengo” o “mamá, mira lo que estoy haciendo” quieren llamar tu atención y quieren que les observemos. Piden a la figura de autoridad o de apego que le observen y que le den un “feedback” sobre cómo lo están haciendo. Es imprescindible que tus hijos sean vistos y que les dediquemos suficiente tiempo de calidad.

4

Ponerles límites de forma sensible

El establecimiento de límites en los niños es un aspecto básico en cualquier familia. Cuando le dices “no” a tus hijos y les das una explicación coherente y sensible, les estás diciendo implícitamente “no te dejo hacer esto o aquello porque te quiero”. El establecimiento de límites es importante para su correcto desarrollo y autoestima.

5

Respetar y permitir la expresión de sus emociones

Es fundamental que seas respetuoso con las emociones que están experimentando tus hijos y que permitamos la expresión de las mismas. Cualquier emoción que sientan tus hijos es legítima, pero no toda conducta asociada debe ser permitida o aceptada. Por lo tanto, la emoción siempre ha de ser permitida y legitimada, pero la conducta asociada no siempre es adecuada.

6

Mostrarnos disponibles

Es necesario mostrar una actitud positiva y respetuosa con el menor, entendiendo que el proceso de aprendizaje es una carrera de fondo que requiere de mucha paciencia y perseverancia.

En esta nota:
  • Familia
  • Hijos
  • Pareja

Comentarios